skip to Main Content

Cuatro claves para identificar líneas de tendencia

Cuatro Claves Para Identificar Líneas De Tendencia

 

Las líneas de tendencia son utilizadas con frecuencia por los analistas técnicos para analizar el estado real de un activo financiero, generalmente los de renta variable. Suele ocurrir con bastante regularidad que su trazado sea realmente obvio, cuando han transcurrido unas cuantas sesiones bursátiles. Hasta el punto de que puede ocurrir que no sea el mejor de los parámetros para importar una operación en los mercados financieros. Pues bien, para constatar la viabilidad de estos movimientos será de especial importancia conocer el grado de fiabilidad que tienen los mismos. No todas las situaciones tienen la misma “fuerza” y en cualquier caso requerirán de diferentes tratamientos por parte de los inversores.

Para llevar a cabo las operaciones, será determinante que pueda detectarse la fortaleza de estas directrices. Serán las que marcarán la fiabilidad de la tendencia apuntada por estas líneas de cotización, independientemente de que sea alcista o bajista. No es fácil llegar a estos niveles de anticipación, pero, a través de un análisis muy detallado de sus movimientos, se conseguirá descifrar el grado de su intensidad.

Será una parte del análisis técnico que cobrará especial relevancia para entrar o salir de los mercados bursátiles con mayores garantías de éxito por parte de los inversores. Incluso, proporcionará la información más precisa para ajustar los niveles de entrada o salida en los valores, sectores o índices de cualquier activo financiero de la renta variable.

Accedé al Radar de Acciones

Descubrí oportunidades de alta probabilidad y participá de la comunidad de traders.
Más información

¿Cómo confirmar la tendencia?

Primera clave: su mayor relevancia apunta a que, cuando mayor tiempo se mantenga intacta esta línea, más fiabilidad tendrá para que esa directriz (alcista o bajista) esté vigente durante los próximos días o semanas. Si no fuese este el caso, será una clara señal de que nos habremos equivocado al anunciar la fortaleza o debilidad de las líneas de tendencia.

Segunda clave: la generación de mayores correcciones o rebotes por el camino será una de las más nítidas señales sobre la importancia e intensidad de los movimientos. Se convertirá en el punto de partida para iniciar o deshacer posiciones en la inversión. Se reflejará en los gráficos con subidas o bajas menos verticales, con algún que otro zigzag por el camino.

Tercera clave: quizá el más claro de comprender, ya que se basa en un axioma muy claro. Mientras más dure la directriz, en uno u otro sentido, mayor importancia tendrá el movimiento. Puede incluso dejar constancia de que no estamos ante escenario puntual o de poca de duración. Sino todo lo contrario, que muestra una gran consistencia.

Cuarta clave: a medida que el grado de inclinación sea más pronunciado, será la indicación sobre la tendencia o directriz desarrollada. Será la confirmación de que la continuidad de la tendencia general.

Desde luego no será necesario el cumplimiento de todas estas condiciones, pero mientras más se cumplan más seguros estaremos sobre la evolución que va a tomar el activo financiero seleccionado durante las próximas sesiones bursátiles.

Back To Top