skip to Main Content

Comprar y vender bolsa: diferencia con las manos fuertes del mercado

Comprar Y Vender Bolsa: Diferencia Con Las Manos Fuertes Del Mercado

 

Una de las principales lecciones que ofrece la renta variable en todo el mundo es que hay que comprar abajo para vender posteriormente arriba. Esta actuación es la que propiciará, sin duda, que las plusvalías se incrementen y puedan formalizarse las operaciones con indudable éxito; pero a veces no es sencillo de aplicar, porque los pequeños y medianos inversiones no pueden o no saben acatar las reglas de los mercados. Esto puede ser por su poca o nula experiencia, o sencillamente porque desconocen las zonas de precios donde deben imponer sus órdenes de compra y venta. Hasta el punto tal de que puedan hacer todo lo contrario a lo que aportarían las manos fuertes de los mercados financieros, en muchos casos representadas por importantes fondos de inversión o grupos de inversión.

Compras para no perderse las subidas

Las manos fuertes no tienen ningún problema para respetar las zonas de entrada y salida en un valor bursátil, mientras que los minoristas más inexpertos pueden realizar los movimientos en sentido contrario. Un claro ejemplo de estas actuaciones es cuando al abrir posiciones, las formalizan creyendo que los precios “se les van”. Es decir, en la fase en que se ha iniciado una escalada alcista, que es cuando los grandes inversores empiezan a deshacer sus posiciones para disponer de sus ganancias.

No puede olvidarse que uno de los errores más habituales de algunos traders consiste en creer que los precios de cotización pueden llegar aún más lejos. El efecto es todo lo contrario, inician correcciones – más o menos agudas – que quitan valor a estos activos financieros, justamente en los niveles en donde las manos fuertes del mercado han decidido aplicar sus ventas.

Constatar el volumen de contratación

Una estrategia muy práctica, y a la vez eficaz, para valorar si estos niveles de precios podrán ser superados es a través de un incremento muy importante del volumen de operación. También puede ser realmente útil la superación de algunas medias móviles. Si no fuese así, no sería oportuno entrar en los mercados financieros bajo ninguna circunstancia. Este factor, a diferencia de lo que ocurre con los grandes inversores, no lo tienen en cuenta algunos de los minoristas, con la realización de pésimas operaciones bursátiles que no saldrán como sería su objetivo.

No en vano, los primeros se desprenden del papel cuando las acciones suben y aprovechan los movimientos de recortes para entrar de nuevo. Sin embargo, la ansiedad de los usuarios puede llevarlos a que no sigan estos movimientos, con las consecuencias más negativas en las operaciones. Será una importante diferencia entre las actuaciones entre unos u otros agentes en este proceso de la inversión.

Back To Top